17.3.15

Las alianzas



¡Hola de nuevo planeras! Lo primero de todo, daros las gracias por la acogida que está teniendo este proyecto que ya es tan vuestro como nuestro, ¡estoy súper contenta!, y un especial gracias a las novias VIP que se unen a nuestra locura bodil ;)

Vamos al lío... Hoy vengo a hablaros de las alianzas de la boda. Parecerá una tarea fácil pero ya os digo yo que me ha costado sudores y lágrimas. No teníamos ninguna idea sobre lo que queríamos, así que fuimos a ciegas a cotillear por algunas joyerías y ver qué encontrábamos.

Fuimos a una primera joyería y vimos un par que nos gustaron, una de ellas en concreto, nos encantó, pero nos fuimos a dos joyerías más y no encontramos gran cosa. De aquí sacamos dos conclusiones: no queremos unas alianzas clásicas y no queremos oro amarillo.



Aunque no os voy a engañar, y ahora que no nos escucha nadie, me quedo con las ganas de tener uno como el siguiente... con todos sus diamantes ahí bien puestos.


Con esto claro, empieza la búsqueda de verdad, pero claro, no siempre lo que te gusta se ajusta al nivel económico al que puedes hacer frente tú o la persona que os la regale, si es el caso. Así que hay diferentes opciones, y una de las que más me gusta es hacer unas alianzas artesanales, quiero decir, que no haya dos iguales a las vuestras. Os enseño unas cuantas que me encantan.



Alianzas con los nombres que encajan al ponerlas juntas. Las podéis encontrar aquí.

Alianzas con huella dactilar

Alianzas artesanales con mensaje personalizado
Alianzas que dejan marca en la piel

Corazones 

Alianzas timbre de voz

Por si no os parece lo suficientemente original y bonito plasmar vuestras huellas dactilares en la alianza, Sakuraku Shimizu es capaz de, a través de las ondas sonoras, crear unas alianzas únicas. ¿Es ideal o no? Me encantan.

Supongo que ya os habréis imaginado que no llevo unas alianzas normales o clásicas. Y aunque aún no puedo enseñaros las nuestras os dejo un ejemplo para que os hagáis una idea de por donde van los tiros jijiji.


Consejos: 
- No os hagáis las alianzas por internet. Ahora hay muchas webs que te dan la opción de diseñarla tú mismo, pero yo no me fiaría.

- Es algo para toda la vida, así que si os tenéis que dar un capricho porque no hay otras que os gusten más, hacedlo.

- No importa la calidad, si es oro blanco, amarillo, plata o bronce. Como si no queréis comprar alianzas y os intercambiáis otra cosa. Lo importante es que estéis de acuerdo, que estéis felices y que hagáis lo que hagáis lo recordéis con mucho amor.

Espero que os haya gustado esta nueva entrada y os ayude en vuestra búsqueda. ¿De qué alianza sois vosotras?

¡Millones de besos planeras!

Marta CM.







Ya me vais conociendo, soy bastante clásica en muchos aspectos y las alianzas es uno de ellos. Me encantan las de toda la vida, sencillas, oro amarillo y en el caso de la mujer, con un pequeño brillante... (las primeras que aparecen en el post)
Pero estoy con mi compi, hacer lo que os guste y siempre de acuerdo el uno con el otro, así recordaréis la compra de las alianzas, como otro momento feliz en el proceso de la preparación de vuestra boda.




Pues la verdad es que, como casi todo en nuestra boda, intentamos mezclar tradición y originalidad en nuestras alianzas. Es algo que no deja de ser un hecho de tradición y como tal queríamos que se reflejara, pero también que fuera algo nuestro, que no fueran simplemente las de siempre, por eso optamos por darle un aire nuevo a un símbolo tan clásico.





Nuestra alianzas las diseñó Carlos. Él realizó un dibujo que después llevó a un orfebre y nos las elaboró en oro blanco. A mi personalmente el oro amarillo no me ha gustado nunca, ¡así que estaba claro que había que buscar alternativa!






Este tema nos trae de cabeza!!! No vemos nada que nos guste o al menos no que nos llene 100% para decir éstas son las nuestras. Con todo lo que hemos elegido para la boda hemos tenido esa especie de flechazo y con las alianzas aún no nos ha pasado. Algo me dice que acabaremos con algo bastante diferente a lo tradicional.







Nosotros también teníamos claro que no serían de oro amarillo, y que preferíamos oro blanco. Tampoco queríamos algo clásico o sencillo. Descubrimos un taller donde podías diseñarlas a tu gusto en todos los sentidos, y así hicimos, las hemos diseñado de arriba a abajo a nuestro gusto, ¡Estoy deseando volver a verlas! Por cierto, lo de las ondas sonoras me ha encantado, me parece una pasada.






A mi es un tema que no me preocupa en absoluto, nunca llevo anillos y mi futuro, tampoco, así que un día nos fuimos al corte inglés, y vimos unas alianzas sencillas, de oro amarillo y muy finitas que no nos disgustaron, tema zanjado. Él, ya me ha dicho que no la va a llevar... y yo lo intentaré, pero como me moleste... la guardo!! Eso si, me he quedado alucinada con las cosas que nos cuenta hoy mi compi, no tenía ni idea de que existían cosas así!!




A nosotros nos las ha regalado mi hermana, fuimos a un taller artesanal de unos amigos de mis padres con la idea de coger alianzas clásicas, muy redondeadas, en oro blanco para él y con un pequeño brillantito para la mía. ¿Qué pasó? Las alianzas tan redondas eran incomodísimas de llevar, a mi novio el oro blanco en su megamano parecía plata y yo al probarme la muestra que tenían en oro amarillo se me iluminó la cara. En conclusión, las que finalmente hemos encargado son clásicas altas, de media caña, en oro amarillo y sin brillantito jajajaj. Una nuca sabe en el momento qué es lo que mejor va a quedar. Disfrutad del momento, porque sólo os las intercambiaréis una vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario